Basílica San Isidoro de León

 

Conocida también como la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, es un templo puramente cristiano, con una historia muy interesante que, con tal arquitectura, embellece la ciudad de León en la cual se encuentra ubicada. De estilo románico, es una de las iglesias que se encuentra en la lista de las más destacadas de España.

En toda su composición podemos ver una arquitectura con mucho detalle, estilo románico, escultura y suntuarios que se encuentra muy bien conservada. Cuenta con un Panteón Real a los pies de la iglesia, donde se mantiene los capiteles originales y una pintura mural románica, una particularidad única que la convierte en un ejemplar del mundo románico.

Es declarado como Monumento Histórico Artístico el 9 de febrero del año 1910. Su origen data de los siglos XI y XII, por el rey Fernando I el Magno y su esposa, la reina Sancha de León. En sus inicios era un monasterio adjudicado a San Pelayo, aunque según la historia dictamina que antes se asentaba un templo romano en sus cimientos; luego del traslado de los restos de San Isidoro, cambia la adjudicación.

 

 

Su construcción se debió a la oportunidad idea de Sancha, de no enterrar su cuerpo en otros templos o iglesias, sino edificar su propio templo, el cual sería el destino final de su cuerpo; el lugar se mantuvo para uso personal de los fundadores. Dicta la tradición de la época que, para engrandecer la iglesia, se debía contar con reliquias y elementos muy importantes, como lo fue la “mandíbula de San Juan Bautista” y los restos de San Isidoro, traslado años antes de la muerte del Rey Fernando I, el cual, junto con su esposa y sus 3 hijos, fueron enterrados en El Panteón de los Reyes, a los pies de la iglesia.

El edificio aún se mantiene algunos vestigios del estilo románico; además, cuenta con el Panteón, la Puerta del Cordero, la Puerta del Perdón y la Puerta Norte o Capitular, siendo una representación muy notable de como se manifestaba el arte románico. Sufriendo por supuesto, de diversas modificaciones hasta la actualidad, añadiendo elementos de estilos góticos, barrocos y renacentistas.

Se describe actualmente como un edificio de tres naves, donde el ábside central es de estilo hispano-flamenco que data del siglo XVI, sustituyendo el románico y los laterales se mantuvieron románico con bóveda de horno. Pese a las modificaciones en el transcurso de las diferentes épocas, el resultado sin duda, es muy hermoso y armónico; gracias al enfoque, donde su eje principal de construcción siempre fue la edificación original por parte de Fernando y Sancha.

 

Su relación con el Camino de Santiago

Varias de las versiones de la historia, colocan a Carlo Magno como el primer peregrino de la historia, sin embargo, otras versiones dicen que fue Alfonso II el Casto quien viajo al lugar, apuntándolo así, como el primer peregrino.

La segunda versión inicia su historia, para finales del siglo VIII donde se empieza a escuchar sobre Santiago el Mayor y sus restos en las tierras del norte de la península ibérica. El origen de la leyenda, es gracias al ermitaño Pelayo, quien descubre la tumba luego de observar como una estrella se posaba encima del Bosque Libredón y señalaba la tumba. Cuando miro alrededor noto que era un cementerio de la época romana y empezó a generar cuentos sobre el acontecimiento el cual llegó a oídos del Alfonso II el Casto. Acompañado de su corte, fueron al lugar iniciando el por primera vez el recorrido hacia el “Campus Stellae”, conocido actualmente como Compostela.

En este periodo ocurren ataques frecuentes por parte de Almanzor, lo cual motivo a religiosos vinculados a Cluny elaborar el Códice Calixtino y la historia compostelana, donde reyes españoles cumplen un rol muy importante colaborado en la construcción de una cadena de monasterios que vincularan a España con el reste de Europa, para dar cobijo y hospitalidad a los peregrinos, fomentando el intercambio cultural, lazos religiosos y una expansión del estilo artístico románico.

Para este punto entra el rey de León Fernando II, durante el siglo XII cambia la ruta del Camino de Santiago, para que el itinerario de los peregrinos pase por su templo San Isidoro; documento que avala este hecho puede observarse en el Museo de San Isidoro, el cual se puede visitar con o sin guiatura, para admirar las maravillas de su conservación.

 

The Santiago Way

Descubre la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, con su Museo, Sala del Cádiz, Panteón de los Reyes y Biblioteca Renacentistas. Toda una belleza arquitectónica y cultural que no te puedes perder mientras recorres el Camino de Santiago.

Planifica tu camino con nosotros, y podemos orientarte para que complementes tu aventura con experiencias únicas en los lugares más emblemáticos y representativos de la ruta milenaria. ¡Contacta y cotiza con nosotros!

Formulario de Contacto