Camino de Santiago, más que un camino una nueva visión

El Camino de Santiago es una experiencia, que no deja indiferente a ningún peregrino que se anima a llegar a Santiago de Compostela. Su vínculo con la naturaleza y la conservación de cada etapa del camino, convierte en parte de un Turismo Sostenible. El cual es aquel turismo que sigue los principios de sostenibilidad, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y cultura local, al tiempo que contribuye a generar ingresos y empleo para la población local. ​

Cada día va aumentando el interés de generar propuestas sostenibles en los ámbitos y hábitos de la vida diaria, en el hogar, trabajo, vacaciones y tiempo de ocio. Entre las actividades más destacadas en favor al medio ambiente, los ecosistemas y su conservación, se encuentra el Camino de Santiago. Figura de renombre en Europa y una de los principales movimientos turísticos masivos en España, incorporando en su ruta, atractivos de tipo artísticos, históricos, cultural, religioso y por supuesto, sostenible.

Desde su declaración como Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa en 1987, y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, hasta la actualidad, cada año va en aumento la cantidad de peregrinos que llegan a Compostela, provenientes de las diferentes rutas del Camino de Santiago. Atrayendo a turistas de todas partes del mundo, calculando que anualmente, más de la mitad de las personas que recorren el camino son extranjeros.

Sin importar la modalidad en que se realice, bien sea caminando, en bici e incluso a caballo, el camino constituye una experiencia sostenible, que combina a la perfección la naturaleza en su estado más puro con el turismo cultural, destacando las construcciones de estilo románico, gótico y medieval, y la oportunidad de conocer otros peregrinos movidos por diferentes razones, ajenas o afines, que transforman cualquier viaje en una aventura sin precedentes, única e inolvidable que va más allá de unas vacaciones tradicionales.

Varias con las iniciativas implementadas en el Camino, que van tomando importancia entre los peregrinos; como lo es el “Camino del Reciclaje”. Numerosos albergues a lo largo de la ruta jacobea, se han sumado y entregan a los peregrinos bolsas reutilizables para que puedan transportar la basura generada durante el recorrido, habilitando además contenedores específicos de reciclaje. Diversas asociaciones de amigos y defensores del Camino de Santiago despliegan campañas para generar consciencia entre los peregrinos para mantener en buen estado las sendas y para no arrojar desperdicios al campo, al monte o los ríos.

Estrategias que han sido captadas de manera muy positiva, incrementando los peregrinos conscientes para llevar a cabo un Camino Sostenible, sin perjudicar, contaminar y afectar las diferentes rutas que llevan hasta Santiago de Compostela.

Uno de los proyectos más recientes relacionados con la sostenibilidad presenta un decálogo para peregrinos sostenibles con 10 recomendaciones:

* No olvides recoger tus residuos y depositarlos al final de cada etapa en el contenedor correspondiente. Con este gesto contribuirás a limpiar el Camino y a reducir tu impacto.

* Una botella de líquido te aliviará la sed en el momento oportuno. Antes de tirarlos, recuerda que vacíos pesan menos.

* El uso de aerosoles contribuye a disminuir la capa de ozono: antes de comprar uno, elige una alternativa.

* El camino que sigues está señalizado para que nadie se pierda: el exceso de indicaciones (mensajes, montoncitos de piedras) puede equivocar a los demás y provoca el impacto visual.

* La vegetación y los animales del entorno forman parte de tu camino: cuídalos. No olvides que las flores cortadas se marchitan.

* Lleva siempre a mano una bolsita para poder transportar los deshechos: restos de comida o bebida y también las toallitas o papeles higiénicos.

En el albergue:

* El agua es un bien escaso: procura cerrar el grifo mientras te enjabonas y cepillas los dientes. Si lavas a mano la ropa de la jornada, no olvides cerrar el grifo mientras la enjabonas.

* La cisterna del inodoro ha de quedar estanca tras la descarga. Por favor, avisa al hospitalero si notas que pierde agua.

* Disponer de electrodomésticos en el albergue facilita tu estancia. Su buen uso conlleva tener en cuenta que: si hay lavadora y quieres lavar tu ropa, invita a otros peregrinos a compartirla, utilizando siempre un ciclo corto y en frío. Aunque el albergue disponga de secadora, no siempre es necesario utilizarla: piensa en ello y decide. Si utilizas el frigorífico, asegúrate de cerrar bien la puerta. Si cocinas, piensa antes si se necesita todo el fuego y mantener la cazuela destapada; en caso contrario, baja el fuego y tapa bien la cazuela. Antes de poner en marcha el aire acondicionado o la calefacción si los hubiere, piensa si es necesario.

* Utiliza la luz sólo si es muy necesaria, piensa en el ahorro energético, pero también en el descanso de los demás peregrinos: una pequeña linterna (las hay sin pilas) puede ser suficiente para tu arreglo.

 

Estas recomendaciones, han tenido un impacto positivo en los peregrinos que tienen la oportunidad de leerlas, y son portavoz de las mismas, transmitiendo y corrigiendo al peregrino irresponsable o descuidado durante la ruta.

El Camino de Santiago cambia y le da una perspectiva a la vida, convirtiendo personas en peregrinos, más conscientes de su entorno y el mundo que los rodea… como dice una de las frases más populares del camino, “ peregrino una vez, peregrino para siempre”.

Compruébalo, leyendo: "El Camino de Santiago también en las pantallas: las mejores 8 películas basadas en el Camino de Santiago".