La mejor terapia en el Camino de Santiago

Cada persona es movida por diferentes razones para realizar el Camino de Santiago, muchas buscando algo que al final del camino es totalmente distinto a lo esperado, y sin dudas es lo mejor. Muchos coincidimos que el Camino es terapéutico, de renovación y de cambios para el ser, el ego y la perspectiva de como miramos el mundo. Basta con tomar la mochila e ir unos días o semanas a un pasaje lleno de aventura, que puede ayudarte a olvidar, a acortar y enfrentar los problemas desde otro punto de vista, que la cotidianidad y el día a día puede cegarte, y hacerle frente simplemente movidos por el impulso.

Todos tenemos problemas, unos de grandes magnitudes y otros del tamaño de un grano de mostaza, pero sin importa la dimensión, problemas son problemas y cada persona le da la importancia que le merece. El Camino de Santiago, puede cambiarte la vida, curarte… puede llegar a ser tu mejor psicólogo, ya que es beneficioso para la salud mental y emocional, por ser una experiencia para encontrarse consigo mismo, expuestos a mucho tiempo de silencio, de pensar, de reflexión, retos y superación constantes, que simplemente no puedes soltarlo nunca.

Lejos de la cotidianidad, en un entorno precioso, único en cada etapa, aporta una nueva perspectiva de la situación vital, cambias tu manera de pensar, actuar y de ver la realidad. Como lo menciona una de las frases más famosas del Camino de Santiago: peregrino una vez, peregrino para siempre”.

El Camino de Santiago forma parte de la modalidad de viajes, conocido como Turismo Energético, el cual no es más que el desplazamiento de viajeros a ciertos lugares con el objetivo de renovar su ser, sanar y curar. Está demostrado gracias a las numerosas referencias y relatos de peregrinos, a través de las reseñas escritas sobre el tema del Camino de Santiago; los peregrinos que realizar el camino movidos por motivos religiosos, deportivos, de superación personal o por desconexión total, los une algo que al final de camino no puede llegarse a explicar.

Si buscas una parte del mensaje que puede dejar el Camino, te recomendamos ver una película llamada “The Way”, donde el motivo de la peregrinación es por un ser querido.

El Camino hacia Santiago de Compostela, es toda una experiencia realmente gratificante para cualquier persona que lo decide emprenderlo. Cualquiera que fuese la modalidad del viaje, en solitario o acompañado, el peregrino estará expuesto a diversas situaciones inevitables para tener conversaciones y hasta conseguir una buena relación con desconocidos, como también reforzar la relación con la persona o las personas que te hacen compañía durante el Camino. De alguna manera, podrás aprender de otros y será muy enriquecedor, considerándose así una terapia para el ser, gracias a las nuevas experiencias sensoriales y al esfuerzo que amerita la superación de cada etapa.

Sin duda, hay cambios y mejorías para el estrés, depresión, ansiedad, capacidad de poder mirar al mundo de forma positiva, vivir una vida satisfactoria, sensación de felicidad, reconocer nuestros propios valores, y por supuesto, nos lleva a disfrutar de lo poco o lo mucho, de la naturaleza, el entorno y el verdadero valor de la vida, sin lo material y superficial.

Si ya no tienes dudas y deseas conocer el sentido que te mueve, solicita nuestros servicios aquí, The Santiago Way.

Te recomendamos leer: "Viajes iniciáticos del Camino de Santiago".