Preparación antes de iniciar el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una peregrinación de voluntad, determinación y superación personal, que requiere de mucho esfuerzo físico y estimulación para conseguir llegar a la meta en la ciudad compostelana.

Es sinónimo de esfuerzo físico sí, que independiente de si te trazaste un reto deportivo, debes prepararte para enfrentar y superar las jornadas diarias, con un buen ritmo y una excelente disposición; herramientas indispensables para cualquier peregrino.

Evita cometer el error de no prepararte para la experiencia, sobre todo las personas sedentarias y poco condicionadas. Solo necesitas tomarte un tiempo cada día para entrenarte y listo, no estarás expuesto a agotamiento exceso, desgarres y lesiones. 

Dedícate a preparar tu cuerpo unas semanas antes de iniciar el camino, recorriendo escalonadamente cierta cantidad de kilómetros diarios; muchos recomiendan incluso hasta 2 meses antes. En el caso de los bicigrinos, deberán de igual forma realizar pequeños paseos en bicicleta.

Para iniciar, debes destinar unas horas a realizar caminantas que vayan en aumento, con los zapatos mas cómodos y adecuados para la ocasión (no utilices zapatos nuevos), además de una mochila con peso en la espalda y suficiente hidratación. Recuerda que el Camino de Santiago no es una carrera, por lo que tienes que tener presente el llevar un buen ritmo y realizar pausas si lo necesitas. Este entrenamiento tiene como objetivo fortalecer el cuerpo y la resistencia, un acondicionamiento y preparación global.

Una parte muy importante en el proceso, es la respiración y la zona lumbar que es donde se soportara el peso de la mochila, puedes combinar las caminatas con unos minutos de ejercicio aeróbico o ejercitarse en un gimnasio. Para los futuros bicigrinos, lo ideal es hacer paseos con las alforjas para medir la cantidad de peso que tendrás que cargar; al ideal que los que harán el camino a pie, los de bicis tienen que variar la velocidad de conducción según su experiencia de maniobra y peso, recordando siempre que no es una competencia.

En ambos casos, se deben variar los terrenos en que se practica, especialmente en un terreno montañoso, ideal para hacer el Camino de Santiago.

Si decides prepararte acompañado con la persona que hará el camino contigo, deben establecer unas horas para realizarlo, tener un mismo objetivo, y evitar saltarse un día por complicaciones de alguna de las partes. Si toca que practiques solo, debes hacerlo. Una buena condición física te traerá menos complicaciones y podrás disfrutar mucho mas del camino, sin sufrir los efectos colaterales del agotamiento, fatiga y cansancio físico.

Un camino maravilloso te espera… toma nota para tener una preparación física y mental adecuada y así emprender una aventura de emociones, cambios y recuerdos.

 

The Santiago Way

 Te acompañamos en cada proceso y te orientamos para que vivas un camino sin límites. Prepara tu mochila y te esperamos en Santiago de Compostela.

¡Contacta con nosotros y vívelo a tu manera!

Formulario de Contacto Camino de Santiago